Xenomorfo (Alien: eighth passenger – 1979)

La gran mayoría de las personas están familiarizadas con el monstruo protagonista de la saga de películas Alien. El cual en diversas encuestas y foros en línea ha sido votado por el público, como una de las criaturas más aterradoras en la historia del cine. Una duda que varias personas se han hecho es, ¿cuáles son las características que llevan a que una criatura de ficción nos provoque miedo?, a continuación pasaremos a enumerar los puntos más importantes al respecto:

Arte macabro

Por lo general la mayoría de las obras maestras del cine se basan en otros medios, como la literatura o las leyendas populares. En el caso de Alien la criatura protagonista ya había surgido de la mente de un gran artista mucho antes de que se iniciara el rodaje de la película.   H.R. Giger (Suiza, 1940 – 2014), es considerado uno de los más grandes y a su vez polémicos artistas del siglo XX. Su estilo se caracterizo por el uso del aerógrafo para representar paisajes pesadillescos en los que se conjugaban elementos biológicos y artificiales, el cual denomino biomecánico. Un aspecto a destacar es que este artista afirmada que su fuente de inspiración eran las pesadillas que sufría.

Necronomicon IV, la obra de H.R. Giger en la que se baso el Xenomorfo.

En la mayoría de las obras de ciencia ficción anteriores a la década de los 80´s, el progreso tecnológico se asociaba a mejores condiciones de vida. H.R. Giger propone una perversión de esa visión, estableciendo una asociación entre muerte, tecnología y sexualidad. Si observamos con detalle la anatomía de este monstruo, notamos que hay gran cantidad de detalles que nos recuerdan a pistones, tubos y tiras, elementos que claramente refieren a una entidad al menos en parte artificial. Ciertas secciones de su cuerpo, sobretodo el pecho y la cola son prácticamente esqueléticas,  lo cual se asociaría a la muerte. Y finalmente su forma de reproducción, basada en un parásito que proporciona una muerte horrible a su huésped, se vincula con la visión oscura y distorsionada que H.R. Giger tenía de la sexualidad.

Detalle de la cabeza del Xenomorfo.

Todo lo anterior se refuerza con lo mostrado en entregas posteriores como Prometheus donde se nos muestra que los xenomorfos básicamente son un arma biológica diseñada para poder adaptarse a cualquier tipo de anfitriones, de forma que les sea sumamente sencillo exterminar toda la vida del planeta donde sean introducidos.

Peligros de la tecnología

Aunque seria casi 30 años después de la cinta original que se confirmaría que los xonomorfos son un arma biológica. Más concretamente, el arma seria el químico AO-3959X.91-15, conocido coloquialmente como “liquido negro”, el cual es un poderoso y virulento patógeno mutagénico. En la obra de H.R. Giger ya se encontraba bastante presente el tema del miedo a que la tecnología se nos volviera en nuestra contra de forma horrible. Esta es una visión compartida por el director de la mayoría de las películas de la saga, Ridley Scott (Reino Unido, 1937), ya que la mega corporación tecnológica Weyland-Yutani siempre se nos presenta como una entidad amoral capaz de cualquier cosa con tal de obtener beneficios económicos.

Químico A0-3959X.91 – 15 conocido coloquialmente como “liquido negro”.

Debemos agregar que los androides tampoco son representados de forma muy positiva que digamos en esta saga. Tanto Ash de la película original como David en Prometheus muestran un marcado desprecio por la especie humana. Experimentando más bien una gran fascinación por en el primer caso los xenomorfos y el segundo por los ingenieros, los cuales consideran seres superiores.

Miedos innatos

Recomiendo encarecidamente leer un artículo del investigador danés Mathias Clasen, titulado “Monsters evolve: a biocultural approach to horror stories”. Propone que por medio de la selección natural, hemos desarrollado mecanismos cognitivos innatos que nos permiten identificar ciertas características de un animal u objeto que nos indica que este puede ser peligroso para nuestra supervivencia.

Depredadores varios. 

Grandes garras, fuertes mandíbulas, fuerza, velocidad y gran adaptación al ambiente son las características ideales que debe poseer todo depredador para tener éxito en la tarea de conseguir su alimento. Si tomamos en cuenta que hace solo unos pocos miles de años, el ser humano era apenas un eslabón más dentro de la cadena alimenticia, entonces tiene bastante sentido que el miedo a ser cazados por un depredador aun este presente en nosotros. La mayoría de los monstruos, pero el xenomorfo en particular, son una exageración de los atributos que los depredadores poseen en la vida real.

Suspenso 

No puede negarse que Ridley Scott llevó a cabo un magnífico trabajo a la hora de crear la atmósfera de suspenso que caracteriza a la primera entrega de Alien. Es hasta más de una hora después de iniciada la cinta que se produce la primera baja en la tripulación. Kane se encuentra comiendo tranquilamente con sus compañeros, cuando de repente el revientapechos surge de su cuerpo matándolo. Mucho antes el espectador ya sospechaba que algo malo podía ocurrirle ya que el facehugger, se le había aferrado al rostro. Pero el hecho de que poco antes esta fase previa del xenomorfo aparentemente había muerto, asociado al optimismo que se respiraba en la cocina en ese momento, tomo por sorpresa por completo a los espectadores.

En las siguientes muertes que provoca a sus presas tampoco se nos muestra mucho de la criatura, como mucho podemos observar su larga y afilada cola o su característica boca. Siendo hasta el final de la cinta que podemos apreciar un primer plano de esta monstruosidad. Prácticamente toda la cinta se desarrolla en  entornos oscuros, lo cual no es casualidad. El temor que el ser humano siente a la noche, se asocia a que este al ser un animal diurno sin adaptaciones para ver adecuadamente en la oscuridad, lo hacen una presa fácil para cualquier depredador nocturno.

Conclusión

En Alien se mezclaron de forma magistral temores que han formado parte de nuestra especie desde su origen, como lo son el miedo a ser devorados por sorpresa por un depredador, con preocupaciones propias de la sociedad actual, tales como los posibles males de la tecnología. Todo esto envuelto en una atmósfera de suspenso, que muy pocas cintas han podido emular en los más de 30 años que han pasado desde el estreno de la cinta original.

Bibliografía 

  • Clasen, M (2012). Monsters evolve: a biocultural approach to horror stories. Review of  general psychology, 16 (2), 222-229.

Categorías

Luis Villalobos Escrito por:

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *